La gran sorpresa de Belcebú

En un tiempo pasado —no sabemos con exactitud cuándo—, el diablo reunió por primera vez a su comité de planeamiento estratégico a largo plazo. En realidad, es una continua tormenta de ideas, una sesión permanente encabezada por un líder de alto rango (al que llamaremos “líder”), quien está en representación del diablo, y cinco demonios de menor rango, pero con mucha creatividad (a los que llamaremos “demonio”, enumerados del 1 al 5). Estos encuentros son de suma importancia, puesto que los planes que se piensan en ellos afectan en gran manera a la iglesia. El registro que leemos a continuación no sigue un orden cronológico; más bien, es una compilación temática de esas ideas, para que puedan comprender las estrategias que el comité ha considerado e implementado y que han surtido mucho efecto. Sin embargo, al final de una de esas sesiones, los participantes se llevaron una enorme sorpresa.

Por favor, tengan en cuenta que el diablo y sus demonios no se refieren a Dios, ni a Cristo, ni a las doctrinas cristianas con respeto, razón por la cual los términos bíblicos están escritos en todos los casos con minúscula inicial y reciben nombres despectivos que se condicen con la cosmovisión demoníaca, por ejemplo: el gran satanás = Christo y  El Amo = el diablo.

Introducción
Líder: El Amo quiere que propongamos algunas ideas nuevas sobre cómo frustrar los planes del gran satanás.
Demonio 1: ¡Sí, lo conocemos, ese impostor al que llaman “cristo”! (con un gesto de desdén).
Líder: Como todos saben, en el pasado hemos empezado a implementar muchos proyectos valiosos que tuvieron beneficios, tanto a corto plazo como a largo plazo. El Amo quedó satisfecho con ellos. Durante los primeros días de aquella conspiración infernal…
Demonio 2: (interrumpe) Toda una conspiración, ese montón de perdedores despreciables que se hacen llamar “iglesia”.
Líder: (molesto) … logramos sembrar división y partidismos. Implantamos muchísimas Maldades (lo que ellos llaman “herejías”) para distraerlos y confundirlos. Con el paso de los siglos, hemos socavado su supuesto “evangelio” con infinitas combinaciones de “jesús más algo más”: jesús más las filosofías, así como jesús más otras religiones, además de muchas otras ideologías.
Demonio 3: ¡Sí, eso fue divertido!
Líder: ¿Recuerdan todas las jugarretas que les hicimos con “cristo” y el marxismo, el capitalismo, el populismo y el nacionalismo?
Demonios: Sí, ¡cómo olvidarlo!
Líder: Tenemos buenos motivos para felicitarnos a nosotros mismos, pero no por mucho tiempo, porque todavía hay mucho por hacer.
Demonios: ḷEstamos listos!
Líder: Casi lo olvido. También iniciamos la represión y la persecución, muchos planes de exterminio…
Demonio 4: Claro, lo que ellos llaman “martirio”.
Líder: Esas maniobras fueron muy productivas, desde luego, pero seamos honestos, a veces, la represión acaba fomentando el crecimiento de esta trama infernal.
Demonios: (resoplan).
Líder: Pero ahora, el Amo quiere que pensemos una propuesta demoledora.
Demonios: Eso suena muy bien.
Líder: Estamos buscando una forma de detener el crecimiento de la secta del enemigo de una vez por todas. Así que, se abre el debate. Aportemos ideas todos juntos. Hablen y denme algo realmente prometedor para contarle al Amo. Recuerden, Él es impaciente y no tolera el fracaso.

Debate
Demonio 1: ¡Ya sé! Redoblemos nuestros esfuerzos para corromperlos desde adentro con la prosperidad y la pornografía.
Líder: Eso ya lo estamos haciendo. Díganme algo nuevo.
Demonio 2: ¿Qué tal una invasión extraterrestre, como en las películas? Tenemos cientos de demonios que no tienen nada mejor que hacer.
Demonio 4: A mí me gusta más la idea de un apocalipsis zombi.
Líder: (esgrime una sonrisa sarcástica).
Demonio 3: No, en serio. Es una buena idea. ¿Por qué no desatamos una especie de apocalipsis y terminamos con esta farsa de una vez? ¿Qué les parece enviar una plaga, una guerra mundial o un desastre natural? A los pocos que sobrevivan podemos liquidarlos uno a uno como se nos antoje.
Líder: Sí. Por supuesto. Todo eso es posible, pero el Amo quiere que dilatemos el juego todo lo posible hasta que Él gane, sólo para amargar al gran satanás.
Demonio 1: Bien. ¿Qué tal si reforzamos todo lo que ya estamos haciendo —plantar divisiones, corromperlos, degradar a sus líderes, socavar sus “escrituras” y promover todas las combinaciones religiosas imaginables— y además, les enviamos una buena cantidad de catástrofes? Quizás con sólo hacer más de lo mismo baste para lograr el efecto deseado.
Líder: El Amo ya tiene pensado hacer todo eso, igual que en la fábula de la rana y la olla de agua hirviendo. Sin embargo, en su sabiduría suprema, Él ha determinado que necesitamos hacer algo más, que tenemos que llevar la lucha a una nueva dimensión, a un nuevo paradigma subversivo. Así que, como les dije antes, denme alguna idea nueva. ¡Inspírenme!

El nuevo paradigma y la gran sorpresa
Líder: ¡Usted, el que está allá atrás! Veo que es nuevo acá. ¡Hable! ¿Tiene algo útil que aportar?
Demonio 5: Eh… sí, señor. Quizás sea útil.
Líder: ¡Ilumínenos entonces, antes de que lo eche!
Demonio 5: Bien. Señor, he escuchado con atención todas las excelentes ideas de los distinguidos participantes, pero yo propongo un nuevo paradigma, como usted pide.
Líder: ¡Dígalo de una vez!
Demonio 5: Como todos sabemos y usted bien dijo, no hemos sido capaces de extinguir por completo la conspiración contra satanás. Por eso, yo sugiero que permitamos que sobreviva una pequeña secta cristiana, pero que viva bajo nuestros propios términos y de acuerdo con nuestros propios tiempos y planes, en lugar de seguir intentando una y otra vez erradicarlos por completo.
Líder: Eso sí que es un cambio radical y novedoso en nuestro plan estratégico.
Demonio 5: Sí, señor, pero usted pidió que propongamos un nuevo paradigma y eso es lo que yo sugiero.
Líder: Prosiga entonces.
Demonio 5: El gran satanás afirma falsamente que el mundo entero le pertenece.
Demonios: ¡Buen chiste!
Demonio 5: Lo que él declara es aplicable a todas las esferas de la vida. La gran pregunta de esta guerra es: ¿Quién es el Amo legítimo de este planeta? Ese debería ser el verdadero enfoque de nuestra lucha. Nosotros ya sabemos la respuesta, pero aquella secta infame se la olvida. ¡Humanos estúpidos!
Líder: Lo escucho.
Demonio 5: Gracias, señor. Mi plan se divide en dos partes. Primero, haremos que redefinan su espiritualidad. No deben seguir creyendo que su “evangelio” (la gran Herejía) se aplica a toda la vida. ¡Eso tiene que terminarse! Los humanos tienen que empezar a creer que la espiritualidad es individual, íntima y emocional, que es algo que el ser humano siente, pero jamás algo que piense.
Líder: Sigo escuchando.
Demonio 5: Debemos tomar prestados algunos aspectos del consumismo y el posmodernismo para llevar a cabo esta tarea. Podemos enseñarles que la espiritualidad existe para promover su desarrollo y realización personal. De este modo, también aceleraremos la proliferación de la autonomía, el proceso que iniciamos en el principio de los tiempos…
Demonio 3: (interrumpe) ¡Por supuesto! Lo que ellos llaman “la caída” o “el pecado original”, pero nosotros llamamos la Gran Avanzada.
Demonio 5: También debemos entrenarlos para que piensen que su “salvación”, lo que nosotros conocemos como Condenación, les incumbe sólo a ellos mismos y que, por ende, su “evangelio” no tiene nada que ver con el mundo en el que viven.
Líder: Interesante.
Demonio 5: Gracias, señor.
Líder: ¡Ya, deje de decirme “señor”!
Demonio 5: Si, por supuesto, s… La segunda parte consiste en inyectar un dualismo en su pensamiento y práctica. Debemos introducir en ellos el concepto de que hay dos dimensiones: lo sagrado y lo secular. Funcionaría de la siguiente manera. Dado que la nueva espiritualidad es individual y egoísta, la secta, de a poco, empezará a descuidar todas las dimensiones externas, como la sociedad y la cosmovisión, porque dirán que pertenecen al plano secular. Empezarán a ver el domingo como un día religioso, pero la semana de lunes a sábado será secular.
Líder: Siga.
Demonio 5: El resultado será que, lentamente, desarrollarán dos modalidades de pensamiento y conducta: una aplicable a las acciones y los tiempos espirituales, la otra para las acciones y los tiempos seculares.
Líder: Eso suena muy interesante.
Demonio 5: Gracias, s… Hay otro aspecto de la segunda parte, es lo más importante. Mediante esta división entre lo sagrado y lo secular, los entrenaremos para pensar, únicamente de lunes a sábado, en el ámbito secular.
Demonio 1: (interrumpe) ¡Bien! Unos pocos cristianos podrán tener un impacto positivo sobre la sociedad, pero nadie vinculará sus ideas con su espiritualidad. ¡Qué buena idea! A propósito, ¿cómo se llama usted?
Demonio 5:  Incluso, cuando se les ocurra pensar un poco sobre su asquerosa ideología, se concentrarán en la subjetividad y la practicidad. Hasta podemos entrenarlos para que al pensar se concentren en el “cómo” y el “cuándo”, pero nunca en el “por qué” ni en el “qué”.
Demonio 2: Desde luego, y gracias a nuestra iniciativa para fomentar el relativismo, los incrédulos podrán admirar a los cristianos por aplicar su ética correcta en público, pero inferirán que es sólo una elección personal. Nadie pensará que esa conducta es aplicable para ellos también. Además, nadie relacionará la conducta cristiana con su cosmovisión errónea. Me gusta mucho esta estrategia. ¿Cómo era su nombre?
Demonio 4: Algunos de ellos hasta se comportarán igual que nosotros durante la semana, pero actuarán como ángeles y santos el domingo.
Líder: ¡Inspirador! Muy bien.
Demonio 5: Dicho de otro modo, señor, los volveremos estúpidos e irrelevantes. Les dejaremos tener la medida justa de religión para apaciguarlos y, cuando llegue el Fin, los exterminaremos fácilmente.
Demonios: ¡Impresionante!
Demonio 5: En todo ese tiempo, prácticamente nos estarán cediendo el mundo a nosotros. ¡Nosotros pensaremos por ellos! De hecho, pondremos en ellos miedo a pensar. Llevaremos adelante nuestros planes, usaremos nuestros poderes e implementaremos nuestros métodos estratégicos. Mientras tanto, el “agua de la olla” se calentará cada vez más y las “ranas” se cocinarán aún más rápido.
Líder: ¡Fantástico! Espero que el resto de ustedes, idiotas, hayan escuchado bien. En cuanto a usted, ¿cómo se llama? Venga conmigo. Tenemos que hablar con el Amo ahora mismo.

En ese mismo instante, el demonio 5 se transformó ante sus ojos en el mismísimo Belcebú.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .