Mi Mentor, Bill Edgar, Jubilado

Recientemente, Bill Edgar se jubiló como profesor de apologética en  el Seminario Teológico de Westminster. Quiero contarles sobre mi relación con Bill Edgar. Conocí a Bill y Bárbara por primera vez en el otoño de 1989, cuando él era un nuevo profesor. Visité Westminster en ese momento y, providencialmente, nuestros caminos se cruzaron.

Hablamos un buen rato. No sabía qué esperar de un profesor de seminario, pero rompió el molde de lo que imaginaba, que era un erudito pesado, distante y cerebral. Bill fue, más bien, cálido, simpático y bastante interesante. Le hablé de mi admiración por un pensador francés, Jacques Ellul. Bill, que había servido como misionero en Francia durante una década, sabía bastante sobre Ellul (de hecho, tenía mucho conocimiento sobre muchos temas). Bill entonces habló sobre su primera bendición en mi vida y me dijo: “Serás un buen estudiante de Westminster”.

Disfruté mucho mis clases de apologética con Bill durante mis estudios de maestría. A menudo, traía material interesante para provocar nuestro pensamiento. Por ejemplo, reprodujo un video diseñado para niños llamado Gryphon, una ingeniosa pieza de propaganda sobre la espiritualidad de la Nueva Era. Recuerdo sentir rabia por la audacia de esa película. Pero, de hecho, me hizo pensar, al igual que muchas lecciones que enseñó Bill. (De hecho, después de casi veinticinco años, todavía uso el video con fines educativos).

Bill me animó a explorar mis intereses. Escribí artículos sobre ideas y pensadores que, normalmente, no se consideraban temas apologéticos. Después de que comencé mis estudios de doctorado, con Bill como mi asesor, comenzamos los foros de los viernes para debates abiertos sobre temas teológicos. Muchas veces, me reuní con él para almorzar en su casa, o nos reuníamos en nuestro pub favorito. Bill y Bárbara practicaron la hospitalidad intelectual, que supongo que aprendieron de Frances Schaeffer.

Lo que me lleva a la segunda bendición. Oré mucho acerca de obtener un doctorado. En una de las comidas juntos, Bárbara me dijo: “Richard, debes hacer un doctorado porque tienes demasiadas preguntas”.

Hacia el final de mis estudios, busqué la dirección de Dios después del seminario. Bill, conociendo mi amor por Europa, me sugirió que me pusiera en contacto con el Instituto Internacional de Estudios Cristianos (ahora, Global Scholars) para servir como misionero académico. Aproximadamente dieciocho meses después, nuestra familia llegó a Praga y comencé a enseñar a no cristianos en una nueva universidad allí. Después de nuestro primer año, nos sentimos obligados a regresar, pero nos faltaban $41,000. Poco sabía en ese momento que, detrás de escena, Bill instó a un rico benefactor a apoyarnos, y lo hizo. Después de regresar a Praga, le conté esta historia a una estudiante no cristiano. Ella comentó: “¡Fue un milagro!”. Y lo fue.

Quizás la mayor bendición fue el sermón que Bill pronunció en el funeral de mi primera esposa, Karen, en 2002. Sus comentarios estaban llenos de sabiduría bíblica y consuelo. Deberías leerlo (aquí).

Finalmente, cuando escribí un libro sobre el pensamiento basado en el Antiguo Testamento, dediqué el texto a quienes moldearon mi propio pensamiento: “He aprendido de muchos maestros excelentes. . . Cornelius Van Til, John M. Frame y William Edgar, quienes explican la naturaleza compleja del pensamiento humano con sensibilidad bíblico-teológica”.

Honestamente, debes orar para que Dios también proporcione a algún Bill y Bárbara Edgar en tu vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.